5 Formas para Descubrir tu Pasión

Por: Alí Díaz

En la mayoría de las culturas nos inculcan que debemos seguir cierto patrón de conducta que nos “asegura” tener éxito en la vida profesional. En algunos casos funciona, en otros no tanto. En mi caso particular, en casa siempre me dijeron que debía estudiar mucho, graduarme y tener una carrera, etc. Todo eso para decirle a la sociedad que eres alguien. Ojo, no está mal pero...

Tener una carrera no te garantiza que consigas tu pasión luego de graduarte. De hecho, ni si quiera te garantiza que vas a poder ejercer esa carrera. Voy a contarte mi experiencia de cómo conseguí mi pasión y la convertí en mi proyecto de vida.

If you can dream it, you can do it. - Walt Disney

Encuentra tu pasión

Prueba varios rubros

No tienes que hacer siempre lo mismo, de hecho todo lo contrario. Si estás aburrid@ de ir por el mismo camino, simplemente cambia de rumbo y ya está. Prueba estudiar/trabajar otra cosa, múdate de ciudad si es necesario. Está bien si estudias una carrera y la abandonas, o si duras 2 meses en un trabajo y decides irte. Esos son síntomas de desconformidad, infelicidad y vacío. Si te pasa eso, vas por buen camino porque ese será tu impulso a descubrir nuevos conocimientos y caminos que te llevarán a descubrir tu pasión.

No debes tener sólo una pasión

Muchos pensarán que necesitas encontrar sólo una pasión para poder tener un buen empleo y un proyecto de vida. Bueno, sí y no. La verdad es que puedes tener varias pasiones que te muevan a hacer cosas increíbles, pero siempre habrá una que llene mas que nada en el mundo. El ‘goal’ es encontrarla... o que te encuentre.

Sal de tu zona de confort

Está bien si tienes un buen trabajo con una buena paga y te sientes tranquilo haciendo algo que no te apasiona pero te deja un salario para vivir y pagar cuentas. Pero está EXCELENTE vivir de tu pasión, eso te lo puedo garantizar, y en mi mundo ‘excelente’ es muchísimo mejor que ‘bien’. Así que si quieres descubrir qué es lo que realmente te apasiona y hacer que eso te mueva todos los días para crear y vivir cosas totalmente nuevas y que te hagan feliz, sal de tu zona de confort, rétate a hacer nuevas cosas, conocer nuevas culturas, deja el carro en casa y camina por la calle, habla con alguien que no conozcas. Haz algo diferente.

Disfruta el camino

No importa que vayas a hacer, disfrútalo. Pues es el camino que estás decidiendo que es para ti, así que si algo sale mal, está bien. Respira, date un momento, y sigue. Siempre con una sonrisa y la cara en alto, con ganas de ir a por más siempre. Eso te dará el respeto y reconocimiento de las personas que te encuentres en ese camino. Recuerda que todo es ganancia, nada se pierde.

Te recomiendo estudiar

En mi intro no quise decir que no debes estudiar, claro que debes hacerlo. Pero siempre algo te llame la atención descubrir, que te guste A TI. No a tu mejor amigo, ni a tu familia, porque es algo que será tuyo.

Cuando somos jóvenes es muy fácil seguir al de al lado, a un amigo o en algunos casos -los he visto- acatar las órdenes de tus padres para estudiar lo que ellos quieren que tú estudies (nada peor que esto). Trata siempre de seguir lo que despierte en ti curiosidad, para que el tiempo que inviertas en ello tenga un valor para ti.

¿Cómo es que estoy escribiendo este artículo? Te cuento rápidamente...

Soy Alí Díaz, tengo 30 años y hace muy poco descubrí que mi pasión era capturar momentos (la fotografía).

Yo estudié Comunicación Social, Publicidad y Relaciones Públicas. Obtuve mi título universitario e hice muy felices a mis padres. Yo también lo estaba pero jamás sentí algo como hoy día. Yo nunca ejercí mi carrera, pero no significa que no me haya ayudado hasta ahora, todo lo contrario.

Siempre quise trabajar y empecé a hacerlo cuando tenía 16 años, a escondidas de mi padre. Empecé como “Almacenista” en la empresa de maderas, de un amigo de la familia. Trabajé en una cauchera, de Seguridad de un Estadio de beisbol, en una fábrica de cerámicas, de vendedor en varios sectores, hice transporte en mi carro, fui Sub Gerente de una boutique de lujo, en fin... En ninguna de esas experiencias me sentía completamente lleno. Sabía que me gustaba tratar con personas y que se sintieran satisfechas de recibir un buen servicio pero hasta ahí.

Seguí probando y probando hasta que un día, mi novia me pide que la ayude con su emprendimiento en el rol de tomarle las fotos para su perfil de Instagram y su página web. Ella me enseño todo lo básico para que yo pudiera hacerle buenas fotos (yo era malísimo). Al tiempo, era yo el que le pedía que posara para mí y quería hacerlo en todo momento. Así descubrí que estaba enamorado de este mundo. Cuando tengo la cámara en la mano no siento hambre, frío ni calor, todo es perfecto y sólo importa hacer el próximo ‘shot’.

Decidí hacer fotos de aficionado a mi novia y montarlas en mi perfil de Instagram. A los meses una agencia de publicidad digital me ofreció ser su fotógrafo y dejé mi trabajo. Hoy, soy el productor de esa agencia y soy muy feliz. Vivo de lo que me apasiona y lo llevo conmigo 24/7.

Nunca es demasiado tarde para encontrar tu pasión y hacer de ello tu proyecto de vida, créeme.