Nick Romano, lucha

IMG_0368.jpg

La gente dice que este viaje me puede cambiar la vida y mientras eso pasa, yo escribo sobre algunas personas que de una forma u otra ya me enseñaron algo. Sin previa introducción nos encerraron en una travesía por cinco días con varias cámaras. Nos tocó volar en aéreo plano, realizar un concierto de rock, pescar, saltar de cascadas y tomar cerveza. Una Balboa igual que la que me estoy tomando ahora mismo, por cierto.

Fuimos Mordekay y Ragby desde el principio. Unos auténticos nómadas a lo largo de todo Panamá. En este viaje, Nick casi se muere. Y yo descubrí que andaba en dirección a la mortal monotonía. Él fue quien me mostró lo que era vivir de una forma alternativa y de no ser así me hubiera ganado la rutina. Él fue esa chispa que sigue prendida dentro del corazón de Sal del Sofá. Aunque su cuento de como casi muere, es mucho más interesante y también es verdad.

Es sencillo. Estábamos en un bote anclados en alta mar, pero con tanta corriente que el mar se había vuelto río. El plan para esa escena era que Nick saltaba al mar a intentar pescar con arpón y luego subía sin éxito. Entonces, yo, saltaba y lograba pescar. Después ambos regresábamos en el bote a la fogata y listo. Sin embargo, el plan no se cumplió. Para nada.

En realidad Nick siempre fue luchador y por eso no tenía que ser amante del agua ni necesariamente tenía porque entenderla. Entonces al saltar, la corriente lo arrastró tanto que empezó a ser peligroso. El arpón en mano y el estrés en su mente no estaban haciendo las cosas fáciles. Cuento corto… Conseguimos que el estrés no ganara y, aunque Nick llegó a estar en un trance guiado por el miedo, al final logré cambiarle el arpón por un salvavidas y que se tranquilizara de nuevo. Fue difícil. Imagínense en alta mar, con corriente, gritos, arpones, estrés y poca gasolina. Pero después del gran susto, todos regresamos a salvo a nuestra travesía.

De no conocernos a salvarnos la vida y luego tener varias noches enteras para hablar de todo lo vivido, pasamos a ser Mordekay y Rigby.

Me enseñaste de súper héroes, barras de proteína, “el cómo y los porqués" de ser una leyenda en Twitter… Pero lo más importante de todo fue que me enseñaste con ejemplo propio lo que es convicción, determinación, sacrificio, locura y pasión. Tu historia es increíble y no todo el mundo la conoce. Por eso la explico.

Yo nunca fui así, pero varios amigos si. ¿Recuerdan cuando veían lucha libre y imitaban a los luchadores hasta el punto de que se ponían nombres e inventaban técnicas? La mayoría paró.

Sólo algunos pocos como Nick siguieron luchando.

Él es luchador profesional, actor y cómic adicto.

En su mundo tiene que luchar constantemente. Eso de recibir poco apoyo, estar en un país que no es el más apropiado para perseguir una pasión y ser criticado por el entorno no es fácil. Sin embargo, para Nick no era un problema que no fuera a solucionar. En su mortalidad, él tenía demasiado claro que quería que su lucha día a día lo inmortalizará.

Este loco vive de su pasión y, como él, sé que también lo puedo hacer. El truco es no creer tanto en el entorno y más en uno mismo. Ese es su caso. Y en el mío, el truco es luchar por lo que se quiere y, bueno, en eso andamos.

Gracias, por las lecciones y por todo en general.