¿Cómo conseguí $21,000 con solo tres patrocinadores?

Patrocinadores para influencers

Conforme voy creciendo en las redes sociales, me pongo a pensar más en el origen (de mi proyecto) y en todo lo que ha cambiado hasta ahora. Es verdad, hoy tengo varios seguidores en redes sociales y eso me hace “más atractivo” para las marcas que quieren patrocinar sus productos en mi Instagram. Pero, ese no siempre fue el caso.

 

No basta con tener muchos seguidores en redes sociales para conseguir patrocinadores, conozco a gente con más de 150k seguidores en redes que no logran monetizarlos como quisieran y también conozco a gente con menos de tresmil seguidores consiguiendo patrocinios que les dan mucho efectivo y les abren las puertas a oportunidades enormes. Es más, no fue hace mucho que un buen amigo mío, por tener un buen concepto, logró ir a Los Ángeles a un evento de cine sumamente importante para el, con menos de cincomil seguidores en redes sociales. El no era “cantidad de seguidores” el era un concepto y ahí está el truco, en los conceptos.

 

Como dije, yo empecé con buenas ideas que me dieron patrocinios y me abrieron las puertas a diferentes oportunidades y esas oportunidades fueron las que me dieron seguidores. Esto no fue al revés, no pasó que de la nada tengo muchos seguidores y los patrocinios empezaron a llover. Ese no fue el caso y quiero dejar ese punto claro en este artículo. Lo hago para que todas esas personas que piensan que no pueden conseguir apoyo porque no tienen seguidores en redes sociales dejen de pensar así. La mayoría de nosotros al inicio, fuimos nada en el mundo mediático. Nuestro pensamiento, ideas y acciones desde esos días hasta hoy son las que nos mantienen relevantes y es nuestra responsabilidad y creatividad la que nos da el dinero necesario para vivir.

 

Voy a ir en orden luego de aceptar que llevo desde mis 19 años trabajando, creando conceptos y consiguiendo patrocinios para poder llevar diferentes ideas a cabo, no fue hasta los 21 que logré “ser relevante” en redes sociales.

 

Elegí estos tres patrocinadores porque los conseguí en momentos completamente diferentes  de mi vida y lo que quiero es que ustedes vean que sí, que sí se puede. Voy a evitar decir nombres de marcas, ya que seré 100% transparente con mi parte de la historia, pero, no estoy tan seguro si ellos quieren o no que su nombre sea revelado, así que prefiero por respeto guardar el misterio.

 

El primer gran patrocinador que tuve me dejó $6,000 y no, yo no trabajaba en la televisión en ese entonces. Llevaba una semana con mi cuenta de instagram y un par de meses con la cuenta de twitter y este patrocinio cambió mi vida, este fue el que me abrió los ojos a las posibilidades de venderle ideas creativas a marcas y desde ese entonces no paro.

 

Recomendación: Si quieres ver el curso online que creé para que consigas patrocinadores, haz click aquí

 

Cómo conseguir patrocinadores

Uno de mis primeros proyectos tenía que ver con el arte, ya que soy un grafitero frustrado. Como mi mano no daba para el dibujo decidí usar mi mente para que me ayudara con el negocio. Ideé la forma para aliarme con Insano y abrir una empresa juntos. Nos fué mal, bueno... a mí, a él le fue excelente, Cinic todavía sigue en pie, solo que ahora yo no soy parte de esa galería. Mi primer proyecto fracasó por varios motivos y un día me encontré en mi casa con medio contenedor de latas de pintura en spray, y le debía a mi hermana más o menos mil dólares. Esa frustración me puso a pensar. ¿Qué están haciendo en otros países con tanta pintura en spray? Ya que en panamá solamente Nel1 lograba sacarle dinero a su habilidad y de rato en rato otros muy buenos artistas como Cas, Insano y Sinless lo hacían. Pero recordemos, yo no soy bueno pintando así que seguir su “modelo de negocio” no me iba a funcionar. Me di cuenta que en Europa y en Puerto Rico las universidades privadas estaban llenas de graffiti y luego de averiguar ví que ese movimiento cultural sucedía para incentivar a que los estudiantes pensaran de una forma creativa. Lo que se quería hacer en las Universidades era motivar a que los estudiantes pensaran fuera de la caja y a través de macroproyectos de graffiti fue que decidieron hacerlo. Esa idea llegó a mi cabeza y así inicié, puse en una presentación  una idea concreta “Pintemos la universidad para que los estudiantes valoren la creatividad, incluyamos a los estudiantes en la idea de la creación, hagamos que tengan un fuerte sentimiento de pertenencia por la universidad en la que se encuentran”. Luego de hacer esa presentación y luego de tocar puertas por meses consecutivos, conseguí a la universidad que patrocinaría la obra de arte, eso me sacó una sonrisa, me dejó ganancias y me cambió la forma de entender cómo uno podía cumplir metas. Si uno es claro y sabe vender sus metas, uno encontrará la forma para que otras personas paguen para que las cumplas.

 

El tiempo pasó y organizar eventos, participar en eventos de arte y trabajar en muchísimas cosas a la vez me abrió una puerta, la televisión. Un día me encontraron en un evento de mercadeo dentro de mi universidad, me llamaron, me pusieron a prueba y yo dije que si.

 

Es verdad que la televisión te da patrocinios, pero, muchas veces esos patrocinios te los dan solo por que sales en tele y no porque verdaderamente la marca cree en tí ni en tu proyecto. Por eso ese tipo de patrocinios suele ser a corto plazo y con poca ganancia para nosotros. Los mejores patrocinios se dan cuando se basan en confianza.

 

A eso viene mi segundo patrocinio y el que me dió el cheque más grande que he tenido en mis manos, simplemente por méritos propios. Creo que los que leen esto habrán escuchado de “Sal del sofá”, es un movimiento que tengo junto con una amiga, Puni. Uno de los motivos por los que ese proyecto creció rápido fué porque junto con otro amigo, decidimos “hacer algo diferente todos los días por un mes exacto”, poco a poco nos llegaban ideas nuevas , las hacíamos y las compartimos en redes sociales, a la gente le encantó y a las marcas también . A raíz de eso una marca de bebidas nos contactó y nos dijo: - Ey! hagan algo diferente con mi marca y eso puso nuestra creatividad a volar. Seguimos creciendo haciendo cada vez cosas más locas, pero iniciamos en pequeño. Tanto crecimos que un día organizamos un tobogán en la playa al que vinieron más de 50 personas, otro día fuimos a una cascada secreta con más de 5 carros de personas que no se conocían antes. Logré conocer todo Panamá y hasta parte de México y mi  relación con la marca fue creciendo y creciendo. Empezamos la relación con la marca en nada, en dos amigos haciendo boberías y terminamos la relación con un cheque de 10 mil dólares que luego me pagaría toda la maestría y me serviría para viajar. En este caso, gracias a que había mantenido por años una buena relación con la marca, poco a poco y al inicio casi de forma gratuita, logré al final explicarles que estaría fuera del país por un  año que si podíamos crear un proyecto para todo ese año en el que yo desde lejos pudiera igual ayudarlos, y por la confianza y el tiempo trabajando, ellos sin dudarlo dijeron que sí.

 

quiero patrocinadores

El último ejemplo es mucho más reciente y es en verdad la forma más pura y verdadera de cómo sucede esto de conseguir patrocinadores. Conocer Todo Panamá en bicicleta, pedaleando por 32 días fue un proyecto que se nos ocurrió en un almuerzo. Fué la clásica conversación en la que a uno se le ocurre otra locura, todos dicen: - wao sí hagámoslo! y al final nada queda en nada. Solo que en este caso, sí quedamos en algo, quedamos en encontrar la manera para que el proyecto se diera.

 

Mientras que el tiempo pasaba yo iba creando una presentación. Ponía lo que necesitábamos y lo que queríamos lograr. Esos dos puntos son claves, ya que lo que necesitas es lo que sueles pedirle al patrocinador, por ejemplo el dinero era una de esas cosas, pero también necesitábamos bicicletas, vestimenta, comida etc..     

 

Al tener una lista de lo que queríamos hacer ( por ejemplo, conocer todo Panamá era una de las cosas en esa lista) nos dimos cuenta que podríamos organizar nuestras metas y alinearlas con metas de empresas o marcas que fueran similares. Una telefónica por ejemplo, Movistar obviamente haha ya que sigo trabajando con ellos, se dio cuenta (luego de que les hicimos la presentación) de que ellos también querían demostrar que tenían cobertura en todo Panamá. Ese es mi punto, y de los más importantes. De este proyecto fue que saqué los últimos cinco mil dólares en patrocinios y así llegamos al total de este artículo.

 

Cuando tus metas y las metas de empresas están alineadas, ahí es cuando grandes cosas suceden. Esa es una de las estrategias más importantes, pero como esa.. Tengo más.  Justamente por eso escribo aquí, para que me hagan preguntas abajo en los comentarios y estoy seguro que las responderé. También les dejo esta presentación que sirve como ejemplo para que paso a paso tu hagas una presentación para explicar tu proyecto tal cual yo explico los míos a la hora de conseguir patrocinadores. ¡Te dejo el botón para que descargues la presentación aquí abajo, ese es un regalo de mi para ti!

Recomendación: Si quieres ver el curso online que creé para que consigas patrocinadores, haz click aquí