¿Qué hacer en un vuelo de más de 10 horas?

Les hablo desde el avión mientras veo una película, que he visto más de 4 veces, y a la vez escribo esto. Estoy volando desde Alemania hasta Panamá en un vuelo directo con Lufthansa. Lo bueno es que no tiene escalas, lo malo es que estaré más de 10 horas sentado con movimiento limitado y pidiéndole permiso a una señora para ver si me deja pasar para ir al baño.

Voy a escribir un poco de dos cosas; sobre lo que recomiendo para hacer y sobre lo que yo hago, específicamente.

Soy una máquina de ideas motivadas por café y ganas de vivir más experiencias únicas. Me gusta tanto contar historias como escucharlas y no me molesta estar frente a un computador por varias horas seguidas. Pero ese soy yo. Hay de todo en este mundo. Aquí van las 5 cosas para hacer en un vuelo de más de 10 horas. Una combinación entre lo que suelo hacer y las otras realidades que veo o escucho en cada uno de los tantos aviones que e compartido con extraños. 

1.     Trabajar: Uno no se da cuenta pero al estar tantas horas en un avión, uno está perdiendo un día solo en transporte. Simplemente pasar el rato sería lo mismo que quedarte 10 horas en tu casa haciendo absolutamente nada. Es verdad, los aviones no son lo más cómodo del mundo para trabajar. Siempre habrán distracciones, niños llorando, gente roncando y, si corres con suerte, una pareja discutiendo todo el vuelo. Esos son factores que no podemos cambiar. Lo que si podemos cambiar es como administramos nuestro tiempo. Entonces, yo recomiendo usar este tiempo como tiempo de oficina. Si trabajas de independiente, como yo, este es el momento para adelantar trabajo porque vas a llegar cansadísimo a tu destino y decirte “esto lo hago en la casa” no tiene sentido.  Si trabajas para una empresa o no trabajas solo estudias o hueveas, pues mejor. Llegó tu momento para soñar. Estas horas son las ideales para crear proyectos personales. Yo recomiendo fuertemente contestar esta pregunta; ¿Qué vi en mi viaje que hace falta o sería buena idea implementar en mi país?

2.     Dormir: esta es peligrosa pero cuando son viajes tan largos, también es necesaria. El problema de dormir es que si no lo coordinas con el país hacia el que estás llegando, vas a tener el problema de jetlag en donde va a ser de día y estarás cansado o al revés. Dormir muchísimo hace que el viaje pase más rápido, pero es un gran problema si llegas de noche a un país y no estás cansado porque dormiste todo el vuelo. Fuertemente recomiendo tomar en cuenta la hora de llegada al país de destino porque no estar sincronizado con la hora de dormir puede ser súper dañino y puede destruirte unas vacaciones.

3.     Tomar, tomar y tomar: Por tomar no me refiero a alcohol nada más, aunque el hecho de que sea open bar es algo que muchos aprovechan. Me refiero a tomar agua cada vez que te dan la oportunidad ya que si no lo haces, la garganta te va a doler un montón. Pero más importante que eso, sería tomar café. En mi caso, me puedo tomar hasta tres cafés en un vuelo porque mi enfoque es trabajar y ver películas la mayor parte del tiempo.

4.     Hacer ejercicio: Esto es lo más importante y lo que más risa da cuando ves a las otras personas hacerlo. Párate después de cada película o siesta, es súper importante que te muevas. Date cuenta que estar sentado por tanto tiempo no es saludable, ni siquiera en una oficina. Párate, baila si quieres o simplemente estírate un poco. Camina de arriba a abajo y de abajo a arriba. Por lo general vas a ver una a persona mayor, de Asia generalmente, en tu vuelo. Un buen consejo sería imitar los ejercicios que hacen. Siempre hay aunque sea una persona haciendo una especie de estiramientos sencillos, extraños pero a la vez tienen sentido. Camina, estírate y sonríe, tu cuerpo te lo agradecerá.

5.     Por último, hablar con los vecinos: Yo no soy de los que inicia las conversaciones, por lo general Danielle se encarga de eso y de seguirlas también. Sin embargo, soy fiel creyente de que cada persona es un libro. Y cuando los libros están escritos en países diferentes, con costumbres diferentes y cuentan historias diferentes, lo único que hay es aprendizaje. Viajar es bueno porque te asombras de los paisajes, pero las personas te pueden asombrar muchísimo más. Ten en cuenta que alguien que veas en un vuelo es alguien que probablemente nunca más vuelvas a ver. Pero también date cuenta que, por alguna razón, esa persona está viajando y simplemente ese detalle de querer viajar ya hace que esa persona tenga ganas de salir de su zona de confort. Esas ganas son las que transforman a las personas ordinarias a extraordinarias. Un avión filtra automáticamente a las personas y hace que las conversaciones que tengas sean diferentísimas a las que tendrías en cualquier otro lugar.

 

Ni idea de quien está atrás de nosotros pero siento que quería salir en la foto.

Ni idea de quien está atrás de nosotros pero siento que quería salir en la foto.

Piénsalo, estás en una cápsula, volando. Exacto, estás volando. Es increíble ¿No lo crees?  Estás compartiendo un instante, o más de 10 horas, con un grupo de personas que, por algún motivo están exactamente en el mismo vuelo que tu. Por algún motivo decidieron viajar y por algún motivo tu también lo decidiste. Lo que estás viviendo es el conjunto de años de tecnología y esfuerzo. Lo que estás viviendo es el resultado de una toma de decisiones enormes que te permitieron viajar, estás viviendo el resultado de tus ahorros o ese momento en que estás saltando hacia lo nuevo. Estás viviendo un momento único y mágico en ese avión. Seguro que quieres pasarlo solamente durmiendo? Asómbrate, que los aviones también son parte del destino.

 

Ahh claro, casi se me olvidaba. Veo películas como loco. Una vez vi más de 7 películas en un vuelo. ¿Cuál es tu record?