Día seis. Último día de mi vida... (en Shanghai)

GOPR9657.jpg

Estar en Shanghái fue increíble en verdad. Me gustaría volver pero no se cuando esto suceda... En verdad sí se. pero hoy quería escribir con algo de suspenso. Hoy es mi último día y me dije a mi mismo: Piñahora para salir de la zona de confort y buscar un cierre con broche de oro! Abrí este libro de "Lonely Planet: China" Que le recomiendo a cualquier viajero en construcción. Y busqué ideas para romper la rutina. Entre los datos que vi en el libro descubrí dos que me llamaron la atención. Uno sobre Beijing que dice, "La circulación de las bicicletas no está permitida en Tiananmen City sin embargo, pareciera que los tanques de guerra sí." También leí, sobre Shanghái, que la terminal de trenes de aquí está entre las más pobladas del mundo, así que me dije. Ya se a donde voy y a donde no llevar mi bicicleta.

Así me veía saliendo del hostal.

Agarré mus mochilas y me preparé para ir a la terminal. Chao hostal, chao Shanghái.

DCIM100GOPRO
DCIM100GOPRO

Llegué a tiempo para el próximo tren! (por que sale un tren cada 10 minutos) y entre intentos fallidos e intentos logrados, conseguí un vendedor de boletos que no necesariamente hablaba inglés pero que sí me pudo ayudar. Por que, que te digan "wazwort" y señalen tu pasaporte, tú entiendas y lo entregues a cambio de un boleto. Y que a la hora de pagar te tengan que escribir el monto, para mí es un logro. Bueno eso cuenta como saber hablar, con o sin inglés, lo importante es que nos pudimos comunicar.

Ahh sí... el boleto fue para el día siguiente por que aunque salieran tantos trenes, ya todos estaban llenos.

Yo sólo, en medio de una de las terminales más pobladas del mundo con boleto en mano y sin hostal reservado. Ahí acudí a buscar a Superman, La Mujer Maravilla o cualquiera que me pudiera salvar por que ya  estaba obscureciendo. Pero claro, ninguno llegó. Siempre fallan.

Entré a Couchsurfing.com donde ya tenía un buen plan b Armado y me comunique con Kyle. Este loco de 23 años, profesor de inglés en Shanghai y le dije. Hey men necesito un spot para dormir o un lugar para acampar. Como acampar en su sala era demasiado extraño, me prestó el sofá cama.

La noche fue increíble, descubrí que existe una comunidad enorme "Chino-Musulmana" y cené una locura.

Para luego comprar seis pares de cervezas y echar cuentos a lo largo de la noche. Nota para nada alcohólica: Aquí en un litro de cerveza solo hay 2.5%de alcohol. Para el que sabe como son los porcentajes en un país esta cifra es increíble. Y para el que tiene una cerveza en la mano ahora mismo, también.

Yo a la derecha y Kyle a la Izquierda o al revés, que importa, lo importante es conocer gente nueva.

¿Qué puedo hablar con un profesor de 23 años que se acaba de mudar al otro lado del mundo, con un completo desconocido, y con alguien igual de perdido que yo en el barrio? Pues de todo. Fue increíble. Sí la mantequilla de maní y la mermelada fueran humanos, harían un clic automático. Y si Kyle y yo no fuéramos humanos, probablemente seríamos Mantequilla de maní y mermelada. Simplemente nos llevamos excelente mente bien. Quién diga que no se debe hablar ni de política ni de religión ni de deportes con gente que uno apenas está conociendo. Es por que probablemente nunca a estado en una situación mantequilla de maní y mermelada.

La mañana siguiente para mí fue de maleta en espalda y 20 Dumplings en mano para montarme en un tren hacia Beijing de trece horas. Uff que enredo ¿cuando será que voy a aprender a leer en chino?

Ahh y por supuesto, último día solo en Shanghái, con el viaje por China no voy ni por la mitad.

Pandas? Sofás? Dumplings? ... Gracias todo!