Pandas en ChengDu, China. Piña

panda-1.jpg

Positivo, positivo y positivo. Son los comentarios de todo el mundo cuando habla de los pandas. Desde “Mi animal no comestible favorito” hasta “si me regalas un panda vomito de la felicidad” todos los comentarios , casi siempre son positivos. Yo en lo personal, tenía sentimientos encontrados.

Dos ideas poco pensadas se quedaban en mi cabeza. Por un lado me decía “esto va a ser como un zoológico o un circo, van a estar encerrados y no me parece justo”. No me gusta. Por otro lado también pensaba que el ser humano sólo estaba tomando estas medidas de precaución y de “salvemos a los pandas” pero porque en verdad tenemos la culpa y queremos arreglar nuestra metida de pata. Estos pensamientos me tenían caminando lento a la entrada de la incubadora de pandas. Pero todo cambió cuando viví la experiencia, todo fue diferente a lo que pensé que iba a ser. Recordé el dicho “No juzgues a un panda por su portada” y me entregué por completo al bosque de bambúes.

#OsoPanda #Panda
#OsoPanda #Panda

Me fascina la energía que transmiten. En esto de los viajes, hay destinos, o animales en este caso, que tienen una energía invisible. Es algo descriptible pero a la vez, el que lo ha vivido me entiende aún más. Es como una buena vibra, una paz interior automática, felicidad pura sin motivo, es la combinación de todos tus sentimientos favoritos cuando el motivo verdadero es un simple “por que sí”. Uno no sabe el por qué pero al estar en ese lugar, en ese momento adecuado o con la compañía perfecta (en soledad también vale) todo se torna ideal. La forma en la que comen da mucha risa y la tranquilidad con la que se pasean por el parque aún sabiendo que están en extinción, se transmite. Después de la felicidad, se sumaron varios datos que creo que me ayudaron a entender por qué tan valioso el momento.

Descubrí que quedan alrededor de dos mil pandas en todo el mundo, lo que significa que quedan muy pocos. Además que los pandas son finos, si intentas que tengan un hijo con cualquier otro panda, varias veces se niegan. Al panda le tiene que gustar su pareja. También y lo que me pareció una pésima noticia, fue que de todo el bambú que comen, que es un montón, su cuerpo solo digiere el 30% de los nutrientes, así que se ve obligado a comer más y por ende a que sea más difícil que sobrevivan.

#BandaPanda #PandaTeam #PandaCrew
#BandaPanda #PandaTeam #PandaCrew

También quedó en mi mente cosas a recordar. Primero que todo sé que los pandas están locos, tienen mucha actitud. Por ejemplo, son carnívoros pero prefieren y deciden ser vegetarianos. Además saben que se están extinguiendo y aún así si tienen dos hijos matan al más débil para que el otro no tenga problemas para sobrevivir. No se si son locos, raros, bobos, peluches, zebras gordas o la forma en la cual buddah se contacta con la naturaleza. Pero sea lo que sean me pareció excelente esta experiencia así que la recomiendo, quien tenga preguntas pues que las haga! Que este viaje vale la pena!

Dato curioso, el Oso panda tiene más de felino que de oso en sus genes. Pero bueno a fin de cuentas soy de los que defiende que el nombre y las etiquetas no definen la esencia así que que importa!

Gracias Pandas, Gracias Zebras, y gracias a los colores! (por que todo blanco y negro debe ser aburrido)