Cuatro cervezas, un día de Julio

IMG_1218.jpg

Los colores de la bandera son azul rojo y blanco pero a lo largo de esta experiencia ha habido otros colores que relaciono más con Estados Unidos. En verdad muchas cosas han cambiado con respecto a la perspectiva que tenía y las suposiciones sobre ¿Cómo eran y como iban a ser las cosas aquí? Por un lado esta el choque cultural que me di cuenta que somos más diferentes que similares (los norteamericanos y los latinoamericanos) también la comida es un tema que me llama mucho la atención y por último, vuelvo a los colores. En vez de rojo blanco y azul de las barras y estrellas, relaciono más a Estados Unidos con un color rubio fresa (strawberry blonde), negro sin ser oscuro y tie dye porque aquí hay de todos los extremos y casi nada está en la mitad.

Vine a Boston, donde sucedió todo, aquí se firmó el acta de independencia y siempre lo conmemoran recordando la historia con los clásicos fuegos artificiales, canciones que no me sé (y todo el mundo canta) y hot dogs-jumbo-fritos rellenos de bacon, queso, cerveza chocolate y cebollas a acarameladas. Todo está pintado de azul y rojo por lo importante que es esta fecha para los estadounidenses pero más que los colores me encantó la explicación que me dio una de las chicas que conocí. K, me dijo que el cuatro de julio es la combinación perfecta para celebrar por que mezclas a tú familia con tus amigos. Es una celebración que no excluye a las personas que más quieres y a la vez no hay un solo protagonista, todos están contentos por igual.

11665569_10204765186474346_247289880001727468_n
11665569_10204765186474346_247289880001727468_n

Siempre me gustó la comida autóctona de los lugares y cómo a veces la fusionan. Por eso aquí probé “Pizza Beagle” que sin mucha explicación puedo decir que me encantó.

También me gusta ver que tienen los bares locales y cumplieron su cometido al mostrarme el “Red Headed Slut” (fireball con granadina) y mi favorito que fue el Black Cadillac (Patrón Café con Baileys) pero lo que más me llamó la atención. Lo que más me gustó y por el motivo por el que iba, fueron los fuegos artificiales.

A las 1030 Pm iniciaban los fuegos artificiales y desde las 10.30 a.m. había gente haciendo picnic y guardándose un espacio para no perderse la aventura. Nosotros, por que fui con Danielle, Rachel y Kathie, llegamos a las 9.30pm.

Lo bueno de los fuegos artificiales es que se utilizan en todos los países del mundo para celebrar entonces es un show que aunque ya has visto antes, cada vez que lo ves te sorprendes. Es belleza dentro de la zona de confort que de rato en rato te hace voltear y ver a la gente que tienes alrededor y notas como la luz de colores se refleja en la cara de las personas que están ahí. Este reflejo y pausa para absorber lo que está pasando,  siempre me saca una sonrisa. Esta vez intenté algo diferente pero más que eso, aprendí una lección que me encantó y jamás había entendido.

Ustedes saben cuando están en un momento súper especial disfrutando con sus amigos pero siempre hay uno, o dos que toman fotos. Sacan el celular en el momento de la acción y en vez de vivir y disfrutar el momento. De repente, muchos piensan pero solo uno se atreve a decirle, hey! Suelta el celular y vive el momento ¿A todos les pasa verdad?

Por primera vez, esta vez, yo tomaba cerveza y también las fotos. Me habían enseñado un truco con la cámara que quería intentar así que no lo dude. Prepare lo necesario y me desconté de el entorno, me enfoqué en tomar las fotos que quería tomar. No sé mucho de fotografía pero si me gusta inventar así que no lo dudé y a trabajar.

Luego más minutos que los que puedo recordar, me llamó la atención que aunque estuviera sonriendo yo llevaba tiempo sin hablar. Me había encapsulado en mi cámara y los fuegos artificiales pero no por eso había dejado de disfrutar el entorno. Aquí las girlas me dijeron, hey Andrés suelta la cámara y disfruta el momento y me di cuenta de algo que jamás me había pasado.

IMG_1230
IMG_1230

Yo solía ser el muchacho que decía ese tipo de cosas. Yo solía decir, suelta la cámara y disfruta el momento, vive el presente, toma la foto con tu memoria etc. etc. etc. pero por primera vez me lo estaban diciendo a mi.  ¿Y saben que? Aprendí, aprendí demasiado por que yo en verdad sí estaba disfrutando el momento. La cámara no me quitaba la habilidad de ver mi entorno sino que todo lo contrario la aumentaba. En vez de alejarme de los fuegos artificiales, la cámara los moldeaba para que llenaran mis especificaciones de diversión. Aprendí que todo el mundo vive momentos o los digiere de forma diferente y eso no tiene nada de malo, lo importante es aceptarlo. Es súper valioso por que este 4 de julio yo estaba del otro lado de la historia, no solo estaba del lado de la cámara y verdaderamente disfrutando el momento a mi manera sino que también estaba del lado de estados unidos disfrutando un fecha que aunque directamente no viví, indirectamente me trajo un día lleno de hoto dos, pirotecnia, cervezas y un punto de vista diferente que no había vivido y quería compartir.

Si quieres ver las fotos puedes hacer click aquí

Gracias Danielle, Kathie y Greatchell.