Es Guna Yala por que la letra "K" no existe.

sa1.jpeg

Hay muchas formas de decirle y tengo entendido que más o menos es así.

  • El local le dice: Guna Yala.
  • El Panameño al que le importan estos detalles le dice: Kuna Yala.
  • El humano en general le dice: San Blas.
  • El Extranjero lo conoce por: Lugar super bonito donde hay que ir si vas a Panamá.
Guna Yala
Guna Yala

Por supuesto que existen sus excepciones, pero, con ganas de generalizar, es así como se me ocurre que más o menos se conoce ese paraíso. Ahora que lo exploré a fondo, puedo decir que me doy cuenta de que tiene bastantes secretos, simbolismo y diferencias. Definitivamente este viaje fue una odisea y ya les explico el por qué.

Primero que todo aceptar que las sorpresas me encantan, al igual que la aventura. Entonces cuando decidieron mezclar las dos, Sperry´s fácilmente se ganó mi atención y tiempo. Todo empezó con una sorpresa y terminó con una aventura. Lo mejor es que en el medio, conocí y compartí con estas dos chicas. Andrea Pinto y Celia Camacho. Fue un grupo cool. Nos llevamos bien desde el principio y las noches daban para quedarnos hasta tarde conversando. Celia toma muchas fotos y las edita muy bien. Andrea toma pocas fotos, pero desde puntos de vista muy diferentes, y también me gustan. Yo, por otro lado, no tomo fotos. Fuimos un equipo diferente, pero unido para pasarla excelente.

La sorpresa nos agarró a todos al mismo tiempo y, a la vez, nos encontramos sin saber a donde íbamos en una lancha rodeada de 365 islas. A cada uno de nosotros nos hubiera encantado quedarnos saltando entre las islas, conociendo una nueva cada día del año. Pero, al final, el tiempo que estuvimos ahí fue suficiente. En este tipo de odiseas hay tantas actividades y tantas conversaciones a esta edad que, aunque pasamos sólo 4 días juntos, sentí que nos conocimos por más de un año.

Kuna Yala
Kuna Yala

Este lugar tiene muchísimo que ofrecer. Por encima, podemos hablar de lo bonitas que son las playas y lo único del lugar. Sin embargo, si pensamos un poco más a fondo, nos damos cuenta que también hay un choque cultural hasta dentro de nuestro propio país. Aunque quede dentro de Panamá, esto no es una provincia sino una comarca y las comarcas funcionan diferente. Por decirlo de alguna manera, ellos pueden poner reglas y si el país lo permite, las reglas se aplican dentro de todo su territorio. Lo que significa que muchas cosas, situaciones, formas de pensar y decisiones que has tenido que hacer, vivir, acostumbrarte o entender de tu vida en la ciudad de Panamá, puede ser totalmente diferente a 70 km de ahí. En la comarca Guna Yala.

El pensamiento espiritual o cosmovisión como la llaman ellos tiene influencia religiosa, pero también un excelente respaldo de anécdotas y creencias pasadas de boca en boca en su propio idioma: Guna. A nosotros nos enseñaron a hablar (algunas palabras nada más) y tengo que ser honesto, en esto Andrea y Celia fueron mucho mejores que yo. Sólo recuerdo “niscua” que ni siquiera sé si se escribe así, pero que significa “estrellita”.

Tres cosas me llamaron mucho la atención:

  1. Las hamacas y sus secretos
  2. Escalar en San Blas (claro que se puede y tampoco tenía idea de esto)
  3. Conocer a Celia y Andrea

Las hamacas son, fueron y serán el artículo con más simbolismos y usos por todos los Kunas. Romel, nuestro guía turístico, nos trató excelente y hablaba tan bien el español que nos podía echar esos cuentos que por lo general no saltan la barrera del idioma. Es correcto decir que uno al nacer, nace sobre una hamaca. Luego, si eres mujer y llegas a la edad en la que una vez al mes te persiguen las ganas de comer chocolate, eres super cariñosa o te dan ganas de enojarte de repente. Entonces, también lo celebran en la hamaca. Como se utilizan tanto, es probable que conozcas a tu pareja en una hamaca o pasen bastante tiempo de la relación en ella. Ahí se hacen, nacen y pasan gran parte del tiempo los jóvenes de Kuna Yala. Al final también terminan de vivir ahí. Con el pasar del tiempo, cuando uno envejece y le toca dormir para siempre, prefieren hacerlo en una hamaca y, bueno, los entierran en ella.

¿Quién iba a pensar que de tantos hilos unidos se sacaran tantos simbolismos? Algo que vemos como un sofá más cómodo y sencillo, tiene otra importancia para todos los que viven ahí. También me parece excelente y muy bonito el pensar que, como los Kunas son de trabajar en comunidad y de trabajar en equipo, cada uno representa un hilo de la hamaca y sólo al entrelazarse es que sale un resultado con tantos simbolismos para una comunidad o con tantas islas para disfrutar.

sa1
sa1

Luego viene "el ver el detrás de cámaras" de las islas. Me refiero a tierra firme, que también forma parte de la comarca. Es increíble. No sólo logramos conocer un lado no turístico, sino que además encontramos una cascada perfecta para saltar. Y, en serio, conseguir una cascada en este lugar es algo que apuesto a que nadie imagino posible. Los paisajes o lugares secretos esconden una belleza intacta que hacen que este tipo de experiencias valgan más. Un lugar que ya conoces te vuelve a asombrar. Es como si estos paisajes saben lo bonitos que son y lo mucho que tienen para ofrecer, así que lo que hacen es que esconden secretos para irlos soltando poco a poco y crear nuevos recuerdos que nunca se olvidan. Gracias por pensar en nosotros San Blas. Gracias por dejarnos descubrir lo que tienes sin mostrarlo todo. Me encantan los retos.

La cascada queda en tierra firme, cerca de donde hacen los entierros y no todo el mundo sabe como llegar. Sin embargo, todo el mundo debería buscar la forma de hacerlo.

Por último las chicas. Obviamente a quién no le gustaría hacer un viaje de este estilo y más acompañado de tal manera… Es por eso que lo que más quiero recalcar es el ver en sus rostros tanto asombro. Las dos se iluminaban cuando por primera vez, veían las islas, un velero al estilo indígena o aguas tan transparentes como el viento. Contarles lo que Panamá tenía que ofrecer, me hizo sentirme orgulloso de mi país. Aunque a decir verdad, verlas sonreír por lo que lo que Panamá ofrece me llenó de orgullo. Para aclarar, ellas dos son: de Nicaragua, Celia, y de Guatemala, Andrea. Mostrarles este país fue un honor ya que las sonrisas y el asombro se contagia y comparte. Y durante estos días, ellas me compartieron bastante. Estoy muy contento de lo que pasó. Fue un equipo increíble y logré redescubrir bellezas en lugares ya conocidos. Una vez más, pienso que a la hora de viajar no es el lugar nada más. También, en gran medida, importa la gente. Esta vez, este viaje, fue paquete completo. Dentro de poco van a soltar un vídeo con la experiencia y, cuando lo hagan, lo voy a poner aquí. Pero por ahora pueden disfrutar de las fotos y hacerme cualquier pregunta. Estoy para los aventureros.

Gracias Sperry´s, los regalos en general siempre serán bienvenidos. Gracias chicas, ocupan en mi memoria un enorme espacio lleno de sonrisas, fotos, bailes (porque por supuesto que bailamos con los Kunas, pero de eso escribiré otro día) bikinis, relajos, abrazos, cervezas, binoculares y todo lo que compartimos en esa mitad de semana. ¡Un abrazo!

San Blas
San Blas