Las favelas desde otro punto de vista - Parte 1

Screen-Shot-2015-11-19-at-2.10.27-AM.png

Hoy en día es relativamente fácil cumplir con las reglas básicas que te pone la sociedad. Terminar la universidad, hacer ejercicio, mantener el cuarto ordenado y enamorarse. Aunque para mi, fue imposible mantener mi cuarto ordenado y hasta hoy sigo sin saber o entender exactamente qué es el amor. Sin embargo, bueno, logré terminar mi universidad y dedicarme lo suficiente a deportes que me han ayudado a reconocer lo bonito que es ver el sol.  

Cuando terminé la universidad –una de las reglas básicas de la vida– decidí complicarme las cosas y, en esa línea de querer aprender más, entender qué es el amor. Además, divertirme y tener buenas historias que contar. Decidí, irme a Brasil a enfrentarme al reto más grande que me pudiera imaginar. Me senté en la cama y empecé con la introspección. Así fue como me di cuenta de tres cosas que yo quería mejorar:

Screen Shot 2015-11-19 at 2.10.27 AM
Screen Shot 2015-11-19 at 2.10.27 AM

Quería tener más paciencia y que las cosas me estresaran menos. Había leído una frase que decía que entender a otra persona era igual que leerse un libro y me decidí por aprender un nuevo idioma para así poder leer más variado. Quería entender los privilegios que yo había tenido hasta el día de hoy. Siempre pude tener agua, comida, educación y mucho cariño en mi familia. Entonces, necesitaba una dosis de lo opuesto para así poder valorarlo.

A raíz de esto, me di cuenta que la experiencia más retadora para mi iba a ser vivir en el lugar más peligroso y más fuera de mi zona de confort que se me pudiera ocurrir. Un lugar en donde hablaran otro idioma y que mi día a día dependiera de mi habilidad en mantenerme estable emocionalmente.

Con la idea bastante clara, lo único que me tocaba hacer era encontrar la oportunidad y estar listo para agarrarla. Me puse a buscar como loco hasta que AIESSEC apareció en el camino con respuestas. Contactamos con una organización del gobierno de Brasil que se llama CEFAS. Una especie de campamento dentro de una pequeña favela en Sao Pablo Brasil que se encarga de descubrir cuales son las 100 familias que están pasando por la mayor cantidad de problemas con respecto a como criar a sus hijos. Sabiendo eso, invitan a los chicos al campamento para que pasen la mayor cantidad de tiempo allí y no en la favela ya que son muy peligrosas. Mis responsabilidades allí iban a ser sencillas. O al menos eso fue lo que pensé. En la mañana tenía que ser profesor de 50 niños y por las tardes profesor de otros 50 más. Pero al final del día los niños sólo son niños y el portugués se parece bastante al español, así que me creé la idea de que me iba a ir excelentemente bien.

Antes de partir a mi nuevo destino, tenía que dejar las cosas en orden en Panamá. Tenía que renunciar a Red Bull donde estaba trabajando y también a MIXTV. Además, era muy importante que consiguiera la plata para ir hasta Brasil porque CEFAS me daba donde dormir, comería lo mismo que los chicos… Sin embargo, el ticket corría por mi cuenta. Decidí buscar en mi mente formas de cómo conseguir dinero rápido para poder hacer este viaje y se me ocurrieron algunas ideas. Como la que les conté en el post de las pinturas en la universidad.

No quería averiguar tanto sobre mi destino, simplemente el saber que iba a una de las ciudades más pobladas del mundo y que había una fundación lista para recibirme me daba la tranquilidad que necesitaba para afrontar este reto. La circunstancia era peculiar como mínimo. Yo me estaba yendo de mi país justo cuando mis amigos estaban consiguiendo trabajos nuevos porque se acaban de graduar. También dejaba a mi novia Ximena en la ciudad mientras me iba por varios meses sin saber cómo iban a ser mis condiciones de vida en ese lugar. Y no sólo dejaba a mi familia allí, sino que los dejaba con el miedo plasmado en su mirada porque sabían que iba a estar viviendo en uno de los lugares más peligrosos de Latino América. Así que, en fin, una vez tenía la plata en mano y dos muy buenas noticias de mis trabajos, me decidí a partir. Red Bull me ofreció una nueva posición así que podía irme mientras hacían la transición de puestos de trabajo y MIXTV sólo me puso la condición de llevar cámara en mano y hacer buenas tomas. Del resto, se encargaría TRENDS.

Hoy, cuando pienso en esos días, tengo que aceptar que estaba tan asustado que no recuerdo ni como hice la maleta ni como llegué al aeropuerto. Sólo me viene a la mente el estar encima de un avión con un número de teléfono, el de la persona con la que debía contactar cuando llegara y diciéndome a mi mismo: “Andrés, ¿qué carajo estás haciendo con tu vida?”

Screen Shot 2015-11-19 at 2.11.03 AM
Screen Shot 2015-11-19 at 2.11.03 AM

Gracias torpeza, porque gracias a ti he tomado las mejores decisiones de mi vida. Gracias a todos los que leyeron hasta aquí, solo toca leer la segunda parte.

Si quieres adelantarte y ver fotos, míralas haciendo click aquí

Y si prefieres ver el video entero además de leer, haz click aquí.

La segunda parte o la continuación, está aquí!