¿Existen las hadas? & ¿Qué es libertad para mi?

DSC_0055.jpg

  Libertad.

Que palabra tan pesada. Debe ser que pesa tanto por toda la presión de la gente que la imagina tan ligera. Imaginamos la libertad distante, pero bastante ligera. Como que si entre menos hay, más libre se es. Si tuviéramos que pintar esta palabra, la pintaríamos de blanco. Llevamos años haciéndolo. No estamos claros de si es un estado mental o un estado físico. Si es la libertad de decir algo o la libertad de decir que no te gusta ese algo ya dicho. Como al sol de hoy, no tengo idea clara de que es la libertad ni como llegar a ella. Me atrevo a decir que la veo oscura. O mejor dicho, en la oscuridad. La libertad para mí es como una luciérnaga.

DSC_0054
DSC_0054

Entre la oscuridad resalta, pero está y desaparece. Está y desaparece en una mezcla de titilantes actos y vacíos. Lo peor sería agarrarla sin cuidado. ¿Alguna vez han matado una luciérnaga? Se queda prendida por bastante tiempo. Si la agarras rápido, dura más tiempo su luz porque ya no vuelve a parpadear. Pero aprovéchala ese rato, que cuando se apaga no se prende jamás. Algo similar pasa con la libertad, tenemos que entender que la belleza está en que sea titilante. Cuando la tengas, probablemente la disfrutes un ratito y después desaparezca. Es como si coqueteara contigo. Te da algo de luz y se va, para que nosotros, como soñadores que somos, nos vayamos a perseguirla.

DSC_0055
DSC_0055

En el agua no encuentro luciérnagas y menos a la temperatura tan fría a la que estábamos. El lugar se llama “Fairy Glen” y me hace pensar que las hadas se comportan igual que las luciérnagas o, desde mi punto de vista, igual que la libertad. Mucha gente dice que soy libre, que soy de las almas más libres que conocen. Puede ser porque viajo o porque no trabajo con un horario normal. Pero en verdad, estoy seguro de que es cuestión de perspectivas y de definiciones propias.

De lo que sí estoy seguro es de este momento específico en “Fairy Glen”. Como todavía no sé bien los miles de parámetros o características que tiene la libertad para mí, voy a contarles lo que sentí y asumiré que, poco a poco, me voy a ir entendiendo más.

Primero que todo, sentía frío. Esta vez, como siempre, no fui preparado a Escocia. El frío era tanto como loca mi combinación de ropa. Yo tenía abrigos de todos los colores y tamaños y tantas capas de ropa que terminé pareciendo un marshmellow colorido. Mezclé patrones de cuadros, rayas y texturas sólo para tener calor y la verdad es que me funcionó bastante bien.

Ver el agua en esas posas, me quitó todo el calor. Paré de sentir y de escuchar por un segundo. Entre el frío y la pureza de la montaña, el agua era tan transparente que parecía que no hubiera líquido y uno pudiera caminar en el fondo. Las cámaras no capturan los momentos mágicos y éste era uno de ellos. ¿Sabes esto de tomar decisiones y cómo que a veces se complica? Bueno, este día llegué a pensar que las decisiones se complican cuando no debemos hacerlo. Cuanto más sencilla sea la decisión, más seguros estamos y deberíamos arriesgarnos. Cuando vi el agua (aunque casi ni la vi por lo clara que es), no lo pensé. El frío se fue, la temperatura cambió a ser adrenalina y el presente fue perfecto. No sé si esto fue ilegal o no, pero salté. Salté lo suficientemente rápido para que ninguna cámara lo agarrara, pero lo suficientemente lento para escuchar alrededor a gente diciéndome que no lo haga.  Salté como siempre hago. Sólo lo siento. Abro más los ojos para ver la libertad y con cuidado la atrapo. Justo luego, al caer al agua, dejo ir la libertad y veo como me coquetea parpadeando luz. Intercambio esos segundos de libertad por sonrisas y en estas ando.

Por esto viajo y por esto escribo y salto. No porque soy libre, sino más bien por que me gusta agarrar la libertad con sutileza. Y han sido tantas las veces que la he atrapado, que me toca seguir caminando y buscándola mientras vuelva y parpadea entre la oscuridad.

Gracias calor y frío, me impulsan a saltar de un lado a otro entendiendo la vida desde diferentes puntos de vista. Gracias luciérnagas, me enseñaron mucho en mi infancia y hoy, más grande, me enseñan más.

Este lugar fue increíble si quieres ver más fotos sólo click aquí!